La soledad, la pandemia de nuestros tiempos

La soledad, la pandemia de nuestros tiempos
Jun

18

2015

La soledad, la pandemia de nuestros tiempos

El padre de Martín murió el año pasado y ahora está preocupado de que su madre, de 79 años se quede sola. Así que él y su esposa tratan de visitarla regularmente. Saben que no deben dejar que se sienta sola. 
Según sabemos en la actualidad, sus preocupaciones están bien fundadas. La soledad y el aislamiento social son tan peligrosos para la salud como la obesidad. Los dos pueden matar.

Los peligros de la soledad. 

La soledad no es sólo un problema de infelicidad, lo que ya es grave, pues aumenta el riesgo de padecer depresión, sino que, directamente, incide en la mortalidad. También está asociada con el deterioro de la salud mental y más sorprendentemente a enfermedades cardiovasculares, hipertensión y demencia.
 
“El ciudadano medio es muy consciente de los factores de riesgo que conllevan algunas tendencias culturales de nuestra sociedad”, dice Tim Smith, profesor de psicología de asesoramiento y uno de los autores de los estudios más recientes sobre el aislamiento. “Todo el mundo entiende que la mala alimentación, el sedentarismo, el tabaquismo, el consumo de alcohol y la obesidad plantean riesgos para la salud, y a veces verdaderamente graves. Bueno, resulta que el aislamiento social es un factor predictivo de muerte tan claro como los anteriormente mencionados.”

“La soledad es un problema de salud pública que debe ser tratado con urgencia”,  afirma Laura Ferguson, directora de la organización Campaing to End Loneliness  con sede en el Reino Unido, que se encarga de combatir el problema de la soledad en ese país. “Se ha encontrado que existe un vínculo con la muerte temprana. El factor de riesgo es similar a fumar y peor que la obesidad”, dice.

La deriva de nuestra sociedad en cuanto a capacidades relacionales.

Más personas viven solas en la época actual que en cualquier momento pasado en la historia humana. Los demógrafos y científicos sociales alertan sobre las cifras del censo de los países más desarrollados. Estados Unidos muestra el aumento de personas que viven solas. Se ha pasado del 5% en la década de 1920 al 27% en 2013.
Los expertos predicen que nos encaminamos a una gran epidemia de soledad de aquí a unos 30 años.
 

 ¿Es lo mismo vivir solo, tener pocos amigos o estar soltero que estar solo?

La investigación muestra que las personas mayores sufren mayor soledad que los jóvenes ya que sus posibilidades sociales se han reducido y tienden a estar más aislados. Las personas mayores dejan el lugar de trabajo donde habían construido una red relacional, y pierden ese contacto diario. Sus hijos no pueden estar cerca a menudo, y la muerte de un cónyuge puede crear una enorme pérdida de apoyo y de compañía.
Los investigadores analizaron 70 estudios publicados anteriormente sobre la soledad y el aislamiento, con un total de 3,5 millones de personas.  
Vivir solo, tener pocos lazos sociales y poca actividad relacional son indicadores de aislamiento social objetivo. La soledad en cambio es subjetiva, es la percepción personal de encontrarse solos o desamparados.
Esto significa que una persona podría encontrarse en situación objetiva de aislamiento social, y aún así no padecer los perjuicios emocionales de la soledad, ya que su situación es buscada y aceptada.  De hecho la longevidad de este grupo de gente sería similar a la de las personas con sanas relaciones emocionales. Mientras que otros pueden tener muchas relaciones sociales y aún así sentir el dolor de la soledad.

Esta moneda tiene dos caras distintas, desde luego. Mientras la soledad crea un riesgo real para la salud, las relaciones afectivas sólidas, los llamados estados de pertenencia, mejoran la salud y alargan la vida.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Cuando la soledad parece ser una constante y no es buscada, sino que se padece como consecuencia de la falta de habilidades afectivas, comunicativas o sociales, conviene tomar conciencia de ello y tomar medidas, si es necesario poniéndonos en manos de profesionales, en vez de esperar ingenuamente a que nuestra infelicidad de resuelva sola, porque lo más probable es que, aunque exteriormente parezca que nuestra vida afectiva y social se recupera, sigamos teniendo la misma falta de capacidades que nos llevaron a la soledad las veces anteriores, por lo que probablemente volveremos a encontrarnos en la misma situación en algún momento futuro, y las siguientes veces nos cogerá con más edad, con el carácter más rígido, con menos fuerzas para volver a levantarnos, y por consiguiente con menos opciones. 

En la actualidad existen terapias eficaces que implementan los conocimientos más recientes en Neurociencia y en Inteligencia Emocional para desarrollar aquello que nos falte en cuanto a capacidades y recursos para ser capaces de construir y mantener relaciones sanas y duraderas. El primer paso es tomar la decisión. 

NautilusCentro

NautilusCentro

Centro de Hipnosis Clínica en Granada especializado en tratamientos mediante hipnosis para dejar de fumar, adelgazar, salir de la depresión, alergias, etc...
NautilusCentro

¡VALORA LA INFORMACIÓN!(y ayúdanos a crecer)


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *